Tiranosaurios Rex


Los vi en la mesa del fondo ni bien abrí la puerta y entré al “Pulpo”, me llamó la atención cómo estaban los dos, con la nariz casi pegada al vidrio, mirando hacia la calle, el Negro, semi - arrodillado en la silla señalando repetidas veces con el índice en el aire hacia distintos lugares, Marito, al lado, seguía con la mirada lo que este loco apuntaba con el dedo. La curiosidad me hizo apurar los pasos, esquivando con habilidad las mesas del salón, mientras que mentalmente trataba de adivinar qué es lo que les había llamado tanto la atención. Me imaginaba dos cosas: un choque, aunque era raro que no haya escuchado el ruido a chapas abollándose o estallido de vidrios o la otra, una mina despampanante pasando por la vereda, de esas que hasta las mismas mujeres se dan vuelta, pero tampoco era esto, porque al acercarme a la mesa ya podía oír que el Negro, mientras señalaba, le aportaba comentarios a Mario:
– ….Y mirá aquel, ¿te das cuenta lo que te digo?…., ¿y el de celeste que viene más atrás?-, ¿estarán mirando machos? pensé -… y mirá, mirá la mina aquella -escuché a continuación…
El Pulpo es un bar donde nos encontramos los viernes a la tardecita después del laburo, en realidad se llama “La Pulpería de Juan”, pero nosotros le empezamos a decir “El Pulpo” y ahora que lo rebautizamos así, casi todos los parroquianos le dicen “El Pulpo”.
-Buenas, ¿qué mierda están mirando? -les digo retirando la silla hacia atrás para sentarme de frente a la vidriera.
-Maama!! – se dio vuelta y gritó como desahogándose Marito cuando vio que me acomodaba en la silla, -escuchalo vos a este delirante, me está explicando una teoría de que el hombre va camino a evolucionar en un Tiranosaurio Rex, no se puede creer la locura que tiene este tipo, yo no sé si me habla en joda o en serio…. me voy a charlar con el Topo a la barra- se levantó y se fue, al tiempo que se pasaba la mano por encima de la cabeza como si quisiera peinar para atrás el aire.
-Ja jaa, ¿Qué pasa Negro?, ¿no te enteraste que los dinosaurios evolucionaron en los pájaros?, qué tiene que ver el humano en ese proceso - le digo riéndome mientras corro hacia el centro de la mesa las tacitas de café vacías.
-No le hagas caso, Tano - me dijo como enojado -, este no tiene ni idea de nada,  por algo no terminó el colegio, tiene el mate cerrado, no tiene visión de futuro, no comprende lo que es adelantarse y ver un poco más allá, no se imagina hacia dónde va la humanidad -hablaba enérgicamente el Negro con la seriedad de quien tiene estudiada una nueva teoría sociológica.
-¿Pero qué miraban tan desesperados? – fui derecho a lo que me interesaba saber.
-No, lo que pasa es que le estaba tratando de explicar de cómo la costumbre y el entorno va influyendo en el hombre, pero no sólo desde el punto de vista cultural, eso ya está claro, es así, lo planteaba desde otro ángulo, le hablaba de la influencia de los hábitos posicionales en cuanto a lo físico, en el cuerpo del individuo, cómo se van transformando y amoldando los huesos y los músculos de acuerdo a los movimientos que vos vas realizando en tu vida- decía el Negro mientras doblaba y desdoblaba una servilletita.
-Sí, qué  sé  yo,  puede ser… ¿qué movimientos? – la verdad no tenía idea dónde quería llegar.
-Te doy un ejemplo, - y acomodó el culo en la silla como quien va a empezar a dar una conferencia - hacé memoria- me dijo, - ubicate en la época de nuestros abuelos, o si querés antes, un poco antes de nuestros abuelos también, centrándonos solamente la imagen física de la gente ¿viste que antes había pocos con sobrepeso?, no había mucha gente con kilos de más en esa época, la mayoría eran más bien flacos y fibrosos, ¿y sabés por qué? por la forma de trabajar, en las fábricas, en la construcción, en el campo, etc. Eran actividades que te hacían quemar muchas calorías, cuando puedas observá las fotos viejas en tu casa y vas a ver que había pocos gordos, pero además, también, porque el auto, Tano, aún no era masivo, estaba sólo destinado para las familias pudientes, para los ricos te diría, entonces todos, o casi todos los laburantes iban a trabajar caminando y algunos en bici, el que se la podía comprar, porque eran caras, no eran tan accesibles. Además, en esos años, el transporte público urbano estaba recién en desarrollo, acordate…
Ahora, la generación de nuestros padres, ya fue distinta, muchos pudieron comprarse un autito, el tema del automóvil pasó a ser más popular, estaba más al alcance del trabajador, ya se dejó de caminar tanto, y el sedentarismo aumentó  ¿Y cuáles fueron las consecuencias en el cuerpo?, ¡el sobrepeso, viejo! Aparecen cambios sustanciales  en el cuerpo  humano, los trabajos son otros, al estar demasiadas horas sentado en una oficina se queman mucho menos calorías y se empieza a comer mal por falta de tiempo; los cuerpos, en los hombres por ejemplo, empiezan a verse con el pecho sin tanto desarrollo debido al escaso movimiento de los brazos, las panzas empiezan a ser más prominentes, las piernas flaquitas o poco musculosas, a causa de esto que te decía al principio, de la influencia del entorno y las costumbres impactando en el estado físico. El no moverse y la comodidad de a poco te va transformando la figura, por supuesto que estoy hablando de cuando todavía no había explotado, como ahora, en la generación nuestra  la moda de los gimnasios, las maratones, el crossfit y el zumba para las mujeres, pero bueno, el boom de estas actividades, sumado a la onda de la comida sana, hizo que nosotros, a pesar de tener aun mejores comodidades que nuestros padres y abuelos, tomáramos conciencia de cuidarnos un poco más, tanto el físico como la mente, controlando el estrés, etc. Te metés en un gimnasio y mejorás físicamente,  ensanchás la espalda, depurás la silueta, las piernas se ven más marcadas, etc. Con la rutina de todos los días el cuerpo va cambiando,  cuanto más horas le metés a los fierros más se desarrolla el físico ¿sí o no Tano?
-Sí, claro que el físico cambia, pero no sé a dónde vas... -le digo al Negro
-Bueno, a lo que voy, que es lo que le comentaba Mario antes que vos llegaras, es a la influencia de las costumbres y estos nuevos movimientos en el físico de la gente. Actualmente, ¿qué está pasando en la generación nueva, la futura, la que nos sucede, nuestros hijos y nietos?, bueno,  según mi teoría, vas a ver que van a tener otro concepto de la belleza física, los íconos van a ser diferentes, porque el cuerpo en el futuro va a cambiar un montón al someterlo a otras posturas, va a tener otra forma, ya no va a ser tan atractivo un flaco con la espalda ancha, los bíceps fuertes, o las piernas musculosas, ni tampoco las minas con buen culo o las gomas levantadas, a causa de esto que te estoy diciendo, de la nueva adaptación del físico a estas poses y la cantidad de tiempo que cada uno pone el cuerpo de una determinada manera. 
-Sí, hubo cambios en el cuerpo humano según las distintas épocas, pero ¿de qué consecuencias hablás, de qué posición del cuerpo?, mezclás todo, los prototipos de belleza…
-Esperá, escuchá adónde voy, en este punto es donde yo le decía lo del Tiranosaurio Rex, que Marito se levantó y se fue a la mierda. Cuando vos entraste estábamos mirando a los pibes que pasaban por la vereda, nos fijábamos en la postura, loco, ¡en la postura!, fíjate que por el uso del celular mientras van caminando, el cuerpo va adquiriendo la forma que tenían los dinosaurios de antes, miralos bien, encorvados, recontra encorvados, con una joroba prominente y los dos bracitos para adelante. Eso es lo que estábamos mirando, todos los pibes y las pibas van así, concentrados, con auriculares, mirando para abajo y con las dos manitos sosteniendo el teléfono, ¿no viste que ahora en Rosario hay semáforos en el piso por los accidentes de estos pibes que cruzan la calle mirando el teléfono? Y son chiquitos, pendejos, imagínate 30 ó 40 años seguidos en esa postura, a los 50 ó 60 años van a estar todos dobladísimos. ¿Viste alguna vez Jurassic Park?, bueno, ¿te acordás de la escena en que entra el Tiranosaurio sigiloso al laboratorio cuando los pibes están escondidos debajo de una mesa?, recordá esa escena, la forma del reptil acechando, decime si no es la misma postura que la del pibe aquel que va cruzando la calle…, encima la mochila lo hace más parecido todavía, o no? Eso es lo que le decía al Marito cuando vos llegabas, que el hombre con el tiempo, por la adaptación a esta necesidad o adicción tecnológica de estar siempre mirando el aparatito, mientras se traslada caminando, mientras come, en el micro, etc., va a adquirir esa posición para siempre, la del Rex, como la de una media luna, no se va a poder enderezar nunca más. Y en unos años, como van a cambiar los paradigmas de belleza,  los más lindos, los más atractivos, van a ser los más encorvaditos, principalmente los que trabajen más tiempo en esa postura de efecto suelo diríamos, lo esbelto va a desaparecer, no va a existir más el ser humano de columna vertical. En el futuro los vagos van a ver pasar una mina por la calle y van a comentar, “che, mira qué lindo encorvamiento que tiene aquella rubia”, “fijate cuando pase por acá como saca joroba”, vos te reís pero va a pasar eso. Tantos años de curvatura sí o sí va a repercutir en el físico, nuestros hijos y nietos van a ser todos jorobados, con muy poco desarrollo en brazos y hombros, pero con unos antebrazos musculosos de tanto teclear, un dedo gordo gigante y los demás como tendiendo a juntarse todos en uno, salvo el gordo, similar a una agarradera para sacar las fuentes del horno cuando están calientes. Y para mirar para arriba van a adoptar la postura de esos viejos que arreglan relojes que te miran desde abajo por encima de los lentes chiquitos, bueno así. ¿No leíste nunca la Teoría de la Evolución Biológica de Darwin?
-Sí, pero no se me ocurrió...
 -Yo me acuerdo, Tano,  y vos te debés acordar también, que cuando era chico y estaba mal sentado en la mesa, a la hora del almuerzo, que era cuando nos juntábamos con mi familia, mi viejo nos decía a mí o a mi hermano “che, pónganse derechos!”, bueno, en el futuro va a haber padres que les digan a los chicos “che, pónganse torcidos”, “encorvate bien, nene”, nosotros no lo vamos a ver,  porque va a pasar mucho tiempo, muchos años, un par de generaciones, pero que el mundo se va a llenar de Tiranosaurios Rex, te lo afirmo ahora, no tengas dudas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La misa

Mariela