La verdad de los hechos

Si, ya sé lo que te deben haber dicho, pero para mí no fue foul, una entrada fuerte sí, puede ser, no te lo discuto, te diría que una obstrucción si me apurás, un empujoncito, pero ¿foul, foul?… Son esos cruces que se dan en estos partidos, friccionados, la llegada a destiempo por la falta de estado físico por ahí, no mío, te aclaro, que estoy bastante bien, pero te encontrás con cada uno hermano que van caminando la cancha con la misma parsimonia que una abuela arrastrando el changuito de los mandados por la vereda, así que te imaginás, con esta gente jugamos al fútbol, entonces se dan estos toques, que ya te digo son nada, roces, choques. 
Pero bueno se dio esa jugada, y lo que más me calienta es cómo te la contaron, porque a mí no me preguntó nadie qué pasó, y quedo como si yo le hubiese entrado al Negro con la plancha, porque incluso hay algunos que contaron que le fui de frente, que juego con tapones de aluminio, ¡Que me desentendí de la pelota y lo fui a buscar!, y lo que me revienta es que estos que te la cuentan, estaban ahí, en el partido, seguro que van a inventar que estábamos peleados, que no nos podíamos ni ver... vos no estabas en ese momento o llegaste un rato mas tarde, no me acuerdo, pero capaz que me viste, ¿Quién fue el que le alcanzó el vaso de agua cuando estaba tirado medio muerto?, ¿Quién llamó a la señora para decirle de la doble fractura?, yo, viejo!. Si hasta la señora se sorprendió de que jugara al fútbol, me dijo que no la ayuda ni a sacar la basura porque la tiene con el cuento de que tiene jodida la columna de tanto estar con la computadora en la redacción.
Lo que pasa es que como trabajamos en un diario ya sabemos que al equipo de los periodistas les gusta el escándalo, la noticia amarilla y agrandan las cosas viejo, exageran, les gusta el quilombo.

Fijate que si uno mira esa jugada desde el arco de ellos, te diría que no fue nada... Veníamos corriendo a la par, bueno, yo venía corriendo, que no sé si no venía delante de él, ganándole la posición, y ahí es como que el Negro se tropieza solo, no se si por los cordones desatados o que mierda, pero lo veo caer…, decí que pasó todo tan rápido que te queda la imagen de verlo tirado gritando, pero si analizás bien la jugada me parece que él es el que me toca, él me hace foul a mí, yo soy el que siento el golpe en el tobillo, y el Negro sabe que yo tengo una lesión crónica ahí, no te digo que haya tenido intención, pero que se yo…. Y bueno, cuando me doy vuelta lo veo en el piso, agarrándose el brazo, gritando como un marrano, ¡que no lo toquen!, ¡que no lo toquen!, y pensé que lo habían empujado de atrás, porque yo quedo adelante y lo único que siento es que alguien se cae detrás mio.

Pero bueno, ya está, ahora se tergiversó todo. Igual entiendo que  en esos casos uno siempre se pone del lado del que quedó tirado, aunque haya sido el causante de la falta, es así. Si hasta en los partidos profesionales el árbitro siempre espera que el jugador que pegó se levante y después le saca la tarjeta.
Pero bueno te cuentan cualquier cosa.

Menos mal que me preguntaste a mí. Y estoy convencido que se podía seguir jugando. Porque, si, es cierto que fue un choque fuerte, y es cierto también que le quedó el codo adelante y doblaba el brazo como al revés, ¿pero a vos te parece que había que suspender el partido por eso?, ¡Si lo despertaron enseguida del desmayo! le tiraron un vaso de agua en la cara y se despabiló al toque. Se agarraba el codo y estaba un poco blanco, pero dijo que no le dolía tanto, si lo dejábamos descansar 10 minutos seguro podía jugar igual, total, doblaba el brazo para atrás y listo. Para correr, que dicho sea de paso corre poco, no le molestaba en absoluto, ¿O acaso en San Lorenzo no jugaba el manco Casá?. Y ese era peor porque le faltaba el brazo. Y te digo más, el partido anterior no lo jugó, se desgarró solo, ¿no sabías esa?, esa no la cuenta... fue el mes pasado cuando les faltó el arquero y decidieron ir un gol cada uno al arco. El Negro dijo que arrancaba atajando,  empezamos a pelotear con el Turco en el arco nuestro como para calentar y sentimos un grito fuerte, pero muy fuerte, un alarido te diría, nos damos vuelta y lo vemos al Negro tirado al lado del arco tocándose la parte de atrás de la gamba, cerca de donde arranca el culo, nadie sabía que había pasado, y nos dijo Marito, que iba a empezar a pelotearlo para entrar en calor y en ese momento el Negro saltó en el arco con las manos arriba, ¿Viste cuando querés asegurarte a que altura está el travesaño?, ¿Como para tantear la distancia nada más? bueno, con ese saltito de mierda, así como  los que hacen las nenas saltando el elástico, ese salto cortito, de nada, se desgarróoo, así como te cuento, con ese saltito boludo se desgarróoo!. Por eso te digo viejo, mirá en que condiciones va a jugar al fútbol, lo tuvieron que sacar de la cancha a la rastra entre dos, no jugó y se quedó en el bar de la tomando una cerveza. Ese partido arrancaron con uno menos y perdieron el asado por culpa del estado físico lamentable de él. Pero bueno hay que acostumbrarse a lidiar con esta gente que te quiere ventajear con cualquier excusa. Ahora suspendieron el partido y como iban arriba 1 a 0 quieren que se lo demos por ganado, que le paguemos el asado…, ¡No querido!...
Así que viste cómo es, eso pasa cuando te cuentan las cosas cambiadas y yo quedo como un loco que sale a pegar a diestra y siniestra. Eso es lo que pasó el domingo, menos mal que me viniste a preguntar a mí, porque ahora me dijeron que se agranda con los amigos, se cree que es habilidoso, que para pararlo hay que pegarle, los amigos se deben creer que es uno de esos desfachatados de potrero, un Houseman, y no te digo que es un tronco, pero es un jugador que te diría limitado, y que en contadas ocasiones le pasa la pelota a sus compañeros. Y para que te des una idea como juega, traslada la pelota con la parte interna del pié ¿Dónde se ha visto eso? es raro y medio cómico verlo jugar, parece un pingüino con la pelota entre los pies. No la lleva como hacemos todos con la parte externa, con el empeine bajo digamos. El primer partido que jugamos, vos todavía no trabajabas con nosotros, casi lo cagan a trompadas. Barrilete, viste el que hace policiales, casi lo pone porque decía que lo cargaba, estaba convencido que lo cargaba, porque el Negro pateaba para un lado y miraba para el otro, viste como hace Ronaldinho, bueno así, y lo tuvimos que frenar al Barri, que estaba sacado, loco. Porque en realidad el Negro cuando patea, mira para donde cree que va a ir la pelota, no para donde va en realidad el balón, por eso, como tiene los pies con si fueran las 10 y 10 al verlo patear te das cuenta que no tiene ni el más mínimo control de donde la manda, es como que no se da cuenta de que no tiene los pies derechos. ¿No viste que cuando anda por la redacción se atropella las patas de los escritorios con la punta de los pies?, para mi es porque el debe creer que los tiene derechos y por eso no controla bien la punta de los dedos y se choca todo cuando camina. Ese día me acuerdo que le salvamos la vida al Negro, lo tuvimos que agarrar entre todos al Barri, y viste lo que es el Barri, 2 metros, porque ya te digo lo mataba, estaba convencido de que lo estaba sobrando. Pero bueno, para el que nunca lo vio jugar queda como si fuera un habilidoso de la puta madre, pero la posta es esta. 
Y mirá lo que son las cosas, ahora que lo analizo bien, ahora que hablamos de esto, me haces dudar, no sé si fue foul, no creo que haya sido foul… tiene esa forma tan rara de caminar la cancha y de llevarla, que es posible que se haya caído solo tropezando con la pelota. Estoy casi seguro de eso. Segurísimo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mariela

Correr con la cabeza

La misa