La verdad de los hechos

Si ya sé lo que te deben haber dicho, pero para mí no fue foul, fuerte sí , no te lo discuto, te diría que una obstrucción si me apurás, un leve empujón, pero foul foul?… son esas jugadas que se dan en todos los partidos, la fricción por la falta de estado, no mío, que estoy bastante bien, pero te encontrás con cada uno hermano que van caminando la cancha con la misma soltura que una abuela cargando el changuito de los mandados, así que te imaginás, con esta gente jugamos al fútbol, entonces se dan estos toques, que ya te digo son nada, roces.
Pero bueno se dio esa jugada y lo que me calienta es cómo te la contaron, porque a mí no me preguntó nadie qué pasó, y quedó como si yo le hubiese entrado al Negro con la plancha, porque incluso hay algunos que contaron que le fui de frente, que juego con tapones de aluminio, que me desentendí de la pelota y que lo fui a buscar y lo que más me revienta es que los que cuentan esto estaban ahí conmigo, seguro que van a inventar que estábamos peleados, vos llegaste después, pero capaz que me viste, quién fue el que le alcanzó el vaso de agua cuando estaba tirado medio muerto, quien llamó a la señora para decirle de la doble fractura?, yo viejo.
Lo que pasa es que como estamos en un diario a los periodistas les gusta el escándalo, la noticia amarilla.
Y ahora que lo pienso bien, si uno mira esa jugada desde el arco de ellos, te diría que no fue nada, veníamos corriendo a la par, bueno, yo venía corriendo, que no sé si no venía delante de él , ganándole la posición, y ahí es como que el Negro se tropieza solo, no se si los cordones desatados…, decí que nos apuramos pero si analizás la jugada me parece que él es el que me toca, el que me hace foul es él a mí, yo soy el que siento el golpe en el tobillo, y él sabe que yo tengo una lesión crónica ahí, no te digo que haya tenido intención pero…. Y cuando me doy vuelta lo veo tirado gritando como un marrano, que no lo toquen!, que no lo toquen!, y pensé que alguien lo había empujado de atrás, porque yo quedo delante de él. Pero ahora todo se tergiversó, porque uno siempre se pone del lado del que esta en el piso.
Pero bueno te cuentan cualquier cosa.
Menos mal que me preguntaste a mí. Y te digo más, se podía seguir jugando. Porque es cierto fue un choque fuerte, y es cierto también que le quedó el codo adelante, doblaba el brazo como al revés, ¿pero a vos te parece que había que suspender el partido por eso?, si él podía jugar igual, doblaba el brazo para atrás y listo. Para correr, que dicho sea de paso corre poco, no le molestaba en absoluto, o acaso en San Lorenzo no jugaba el manco Casá? Y ese era peor porque le faltaba el brazo. Pero bueno hay que acostumbrarse con esta gente que te quiere ventajear con cualquier excusa, ahora quieren que le demos por ganado el partido, que le paguemos el asado…, no querido!.
Así que viste cómo es, eso pasa cuando te cuentan las cosas cambiadas, quedo como un loco que sale a pegar a diestra y siniestra. Eso es lo que pasó el domingo, menos mal que me viniste a preguntar a mí, porque ahora me dijeron que se agranda con los amigos, se cree que es habilidoso y no te digo que es un tronco pero es un jugador que te diría limitado, y que en contadas ocasiones le pasa la pelota a sus compañeros, pero bueno ahora queda como si fuera un habilidoso de la puta madre, pero la posta es esta.
Ahora que me preguntaste me haces dudar no sé si fue foul, no creo que haya sido foul…

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Mariela

La misa

Correr con la cabeza